Interesante

Tizón de la flor de la camelia

Tizón de la flor de la camelia


LOS ARTÍCULOS DE NUESTROS LECTORES

El tizón de la flor de la camelia ha llegado a Europa


foto dr. Luther Baxter

En 1998 algunas revistas extranjeras dieron a conocer que la enfermedad más importante de la camelia, llamada Tizón de la flor, también ha llegado a Europa.

Conociendo bien sus malos hábitos, es de esperar que llegue a nosotros lo antes posible. Para no quedar desprevenidos para afrontarlo y limitar su actividad, como ya se hace en muchos otros países, es bueno dar a conocer en la mayor medida posible, novedades relativas a su ciclo de vida, cómo se propaga, pero sobre todo qué son. las principales formas de mantenerlo bajo control.

Sorprende la noticia de que la enfermedad más importante y devastadora de la camelia ha logrado superar todas las severas medidas cautelares impuestas por los distintos centros fitosanitarios de muchos países europeos.

Descubierto desde 1919 en Hara en Japón, bajo el nombre de Sclerotinia camelliae Hara y, posteriormente, en 1979 sustituido por Ciborrinia camelliae Kohnha permanecido invencible a todos los controles hasta el día de hoy y siempre ha demostrado ser implacable, tortuoso e incansable, capaz de superar montañas, desiertos e incluso océanos. De hecho, desde Japón llegó por primera vez a California en 1938 y luego a la mayor parte de los Estados Unidos:

Durante más de cincuenta años, parecía que esta enfermedad tenía que coexistir sólo con los camelophiles de China, Japón y Estados Unidos y que las estrictas medidas fitosanitarias de todos los demás países podían bloquear su propagación. Lamentablemente, primero Nueva Zelanda (1993) y luego también Europa (1998) sufrieron el contagio de esta enfermedad.

¿Qué es Ciborrinia Camelliae Kohn?

Es el hongo que produce el llamado tizón de las flores, específico solo para la camelia y para ninguna otra planta, y solo para la flor, por lo que ninguna otra parte de la planta está infectada.

La aparición de la enfermedad se produce tan pronto como los pétalos comienzan a mostrar su color. Los primeros síntomas aparecen como pequeñas manchas de color marrón oscuro en los pétalos, que gradualmente se ensanchan cada vez más a partir de la parte basal de los pétalos y rápidamente, en uno o dos días, infectan toda la flor.

La infección es producida por el hongo que absorbe el alimento de los pétalos provocando su fermentación (figura al lado).


foto dr. Luther Baxter

A medida que los tejidos cambian de color, las venas de los pétalos tienden a oscurecerse, lo que hace más evidente que la flor ha sido infestada por el hongo, a diferencia de lo que produce el fuerte viento o la lluvia en las puntas de los pétalos (figura a la lado).


foto dr. T.M. Stewarb

Otra característica de la enfermedad se destaca por las hifas de los hongos que se desarrollan en la parte basal de la flor, que de hecho forman un collar gris ratón en forma de algodón (foto abajo a la izquierda). Esta característica difiere de lo que siempre se puede ver en el mismo lugar, cuando la camelia fue atacada por Botrytis (foto abajo al centro).


foto dr. Stewarb


foto dr. Stewarb


foto dr. Luther Baxter

Al final de la infección, las flores caen al suelo y continúan manteniendo su forma y solidez durante unos días. Durante este período el hongo continúa desempeñando su función, tanto en la parte basal de la flor todavía en el árbol, como en las flores caídas, hasta la formación de cuerpos duros, de color marrón oscuro a negro, denominados Sclerotia.

Llegados a este punto conviene señalar que el tejido de la flor afectado por el hongo no produce esporas y por tanto la infección no se puede transferir de una flor a otra, como es el caso de la Botrytis y otras enfermedades. Este detalle es lo único hermoso que se encuentra al examinar todas las demás malas cualidades del hongo.

¿Cómo se propaga el hongo?

Los esclerocios permanecen inactivos (o hibernando) en el suelo o en el interior, o en el material del mantillo durante el verano y la primera parte del invierno, y pueden permanecer activos en el suelo durante 1-5 años. Se activan y comienzan a germinar a mediados del invierno o principios de la primavera, dependiendo de la temperatura ambiente. Esto significa que están activos cuando la mayoría de las camelias están en flor. Los esclerocios germinan produciendo uno o más pequeños corpúsculos marrones sostenidos por un tallo delgado y que tienen la forma de un platillo: la llamada apotecia de 1-2 cm de largo (foto arriba).


foto dr. Luther Baxter

Es precisamente de la parte superior de la apotecia donde se expulsan una gran cantidad de esporas, con cierta violencia, cuando alcanzan la madurez y la temperatura y humedad son favorables, por una duración de unos 7-14 días.

Las esporas pueden, si las transporta el viento, cubrir distancias de varios kilómetros.

El hongo Ciborrinia se desarrolla bien cuando la temperatura está entre 10-20 ° C y la humedad es alta, mucho peor a temperaturas más bajas o más altas y sufre una disminución significativa en períodos de sequía (15-20 días). Por lo tanto, no está activo en otoño y al comienzo del invierno.

Control de Enfermedades.

En la actualidad, aún no se ha identificado un remedio completo y efectivo contra el hongo Ciborrinia Camelliae Konh, en cualquier caso las medidas preventivas han demostrado ser altamente efectivas.

Entre las diferentes estrategias propuestas para romper el ciclo de vida del hongo y que han dado excelentes resultados, enumeramos algunas sugerencias:

  • mantener el suelo debajo de las camelias libre de cualquier tipo de vegetación, ya que los esclerocios crecen bien en suelos húmedos y cubiertos de maleza;
  • retire todas las flores que hayan caído al suelo lo antes posible y destrúyalas con calor y entierro profundo (al menos 80 cm) ya que pueden provocar nuevas infecciones;
  • si las flores denotan la presencia de la enfermedad, cuando todavía están en la planta, es una buena práctica recolectarlas y ponerlas en agua hirviendo antes incluso de dejarlas caer al suelo;
  • el suelo que está debajo de las plantas, tanto en el suelo como en macetas, debe retirarse al menos 2-3 cm de profundidad y reemplazarse con sustrato nuevo, o sin tierra (mulching con varios materiales). La tierra removida debe tratarse con calor o enterrarse al menos a 80 cm de profundidad. Para las plantas en macetas, muchos cultivadores sugieren cambiar todo el suelo (camelias de raíz desnuda).
  • después de estas operaciones, el suelo (para plantas en el suelo) debe cubrirse con una película de plástico. Esto debe colocarse un poco antes del período de floración y evita la liberación de la apotecia y por lo tanto la propagación de esporas. Al final de la floración, se puede quitar la hoja. Este proceso también facilita la recolección de flores caídas.
  • se puede utilizar una capa gruesa de corteza de pino o piñas en lugar de la lámina de plástico.
  • Poda anual de la planta para permitir que circule el aire y entre el sol y así reducir la humedad alrededor de la flor.
  • necesidad de adherirse a las estrictas normas establecidas por los distintos centros fitosanitarios en materia de importación-exportación. Los esquejes comprados o vendidos en el exterior deben estar libres de flores y raíces y deben estar enraizados en nuevos sustratos que hayan sido debidamente esterilizados.

Los productores de camelia ahora tienen productos químicos disponibles para facilitar su lucha contra el hongo, incluso en dos categorías:

  • los que previenen la infección de la flor cuando es afectada por las esporas;
  • los que impiden la producción de las propias esporas.

El servicio fitosanitario de la Región de Lazio puede sugerir el tipo de fungicida más adecuado en el mercado, con directivas relacionadas para el uso de los productos.

Conclusión

En la actualidad, adoptando todas las sugerencias y resultados alcanzados hasta ahora, el hongo en cuestión ya no es un insecto invencible, furtivo e imparable. En China, Japón, EE. UU. Y ahora también en Nueva Zelanda, el cultivo de camelia se desarrolla con regularidad sin traumas ni dramas; Los productores de camelias siguen vendiendo millones de camelias al año porque han aprendido a vivir con la enfermedad y saben cómo frenarla.

¿Por qué esta enfermedad ha continuado sobreviviendo durante más de 80 años desde su descubrimiento? ¿Cuáles son las posibles razones que hacen que sea tan difícil de erradicar por completo?

El hongo cyborrhine, gracias a la gran resistencia que poseen los esclerocios, es uno de los hongos más difíciles de combatir, como efectivamente todos aquellos que dejan en el suelo órganos hibernando con una marcada capacidad de vida saprofita, como Botrytis, Sclerotinia, etc. . A todo esto hay que añadir que cada apotecio puede esparcir millones de ascosporas que, llevadas por el viento, pueden esparcirse incluso a kilómetros de distancia.

Luego, cuando los esclerocios encuentran excelentes condiciones de vida (suelo húmedo, rico en vegetación y un clima de 10-20 ° C), las apotecias y ascosporas se desarrollan aún más numerosas.

Entonces, si tenemos en cuenta que la camelia es una planta que tiene una amplia difusión y que las ascosporas ignoran los límites de cada propiedad, es muy difícil encontrar formas de defender las flores de su ataque.

Basándome en mi larga experiencia en el cultivo de camelias (más de 30 años) me gustaría dar algunos consejos a los camelófilos.

Una de las precauciones más importantes para mantener bajo control al hongo cyborrhine es el cuidado y atención con podas regulares y entrada del aire y sol en su follaje para obtener flores menos impregnadas de humedad (donde las ascosporas crecen bien).

Para quienes poseen camelias en macetas es bueno no mojar las flores sino solo el suelo, colocándolas en períodos de lluvia en lugares más resguardados.

En cuanto a los grandes cultivos, sugiero lo que he hecho, es decir, importar esquejes del exterior sin la flor y las raíces. Además, en los invernaderos bajo las mallas de sombreo, suspender el riego de lluvia en el momento de la floración y adoptar el riego por goteo, enviando el agua a las macetas individuales, cada una con su propio tubo.

Una buena regla general es cultivar camelias tanto en macetas grandes como en el suelo, limitando su altura a 2-3 m. Así es posible tener plantas siempre bien cuidadas, bien podadas, pero sobre todo se facilitan enormemente las operaciones para eliminar las flores afectadas por enfermedades.

Los árboles grandes, especialmente si crecen contra paredes o amurallados vivos en cuadrados cubiertos por concreto, representan solo árboles de hoja perenne grandes, con muchas hojas y pocas flores que son difíciles de controlar y sin ningún valor.

También sería bueno que las noticias que se dan para combatir la cyborrhyny se difundan a un mayor alcance a través de los medios de comunicación y de los organismos que se preocupan por la sanidad vegetal y la protección del paisaje.

Como último consejo, es importante observar los requisitos fitosanitarios emitidos por los servicios fitosanitarios regionales y en particular la obligación de reportar a estos centros la presencia de cualquier enfermedad vegetal manifestada por las plantas que se reproducen o comercializan.

Para aquellos que tienen pocas plantas, el informe se puede hacer al gerente regional o directamente al centro fitosanitario más cercano.

Gen. Ettore Rolando

Nota
Este artículo fue enviado por nuestro lector. Si cree que esto viola los derechos de autor o la propiedad intelectual o los derechos de autor, notifíquenos de inmediato escribiendo a [email protected] Gracias


Las islas Goto están ubicadas en la zona más occidental de Japón y están rodeadas por el océano, lo que significa que están bendecidas con un clima muy suave debido a la cálida corriente de Tsushima. Toda el área está cubierta de yabu-tsubaki (Camellia japonica) cultivado naturalmente y se estima que las plantaciones contienen alrededor de 10 millones de árboles de camelia. Por esta razón, las islas Goto han sido designadas por primera vez como un distrito económico especial para el desarrollo de la industria de la camelia por el gobierno japonés. Históricamente, los árboles de camelia en las islas Goto se han utilizado como cortavientos para proteger los cultivos agrícolas no solo de las violentas tormentas en verano, sino también de los fríos vientos del norte en invierno. Al mismo tiempo, las semillas de camelia han sido una fuente importante de aceite vegetal de alta calidad en la industria alimentaria. Además, ha surgido una nueva posibilidad en la industria cosmética tras el desarrollo de nueva tecnología por parte de una importante empresa comercial de Japón.

Por lo tanto, es muy importante mantener el suministro constante de aceite de camelia para el desarrollo sostenido de una nueva industria. El propósito de esta investigación es encontrar posibles razones de la irregularidad de la producción de semillas en yabu-tsubaki en las islas Goto, que ha sido revelada por estadísticas recientes, y establecer una base técnica para estabilizar la producción de semilla de camelia para la utilización de aceite de camelia.

Aparición del tizón de las flores en las islas Goto y mantenimiento de la calle yabu-tsubaki

Se cree que el tizón de las flores en yabu-tsubaki en las islas Goto ha sido endémico durante muchos años. Sin embargo, no se dispone de estimaciones precisas del daño causado debido a la falta de encuestas sistemáticas de enfermedades.

El hongo patógeno (Ciborinia camelliae) infecta específicamente el pétalo de la camelia después de la diseminación de ascosporas de apotecios formados a partir de esclerocios de años anteriores en el suelo. Se sabe que la infección que normalmente prevalece en el campo se produce de enero a marzo. Sin embargo, la ocurrencia natural en el campo se ha observado en cierta área en las islas Goto ya en noviembre. El ciclo de vida de C. camelliae en condiciones de campo naturales de las islas Goto se muestra en la Figura 1.

Img.1 El ciclo de vida de Ciborinia camelliae en las islas Goto.

Yabu-tsubaki se ha utilizado como símbolo de la ciudad de Goto durante muchos años y se plantan más de 400 yabu-tsubaki en ambos lados de los bulevares de la ciudad (Figura 2).

Fig.2 Una escena callejera de Goto City con Fig.3 Riego profundo a través de tuberías camelias como árboles de la calle. para un crecimiento saludable de la camelia.

Los árboles se podan con regularidad y, por lo tanto, la cantidad promedio de botones florales por árbol se limita a un rango de 300 a 400, aunque potencialmente se podrían producir al menos 1,000 botones florales.

Recientemente se ha introducido un nuevo método para el suministro de agua para mantener el crecimiento saludable de los árboles de camelia callejera (Figura 3). Esta mejora ha resultado en una mayor producción de flores al proporcionar riego profundo alrededor del sistema de raíces de los árboles de camelia callejera en los bulevares, que no estaba disponible en el pasado (Figura 10). Es importante señalar que el aumento en la ocurrencia de tizón de las flores coincidió con el aumento de flores en ausencia de medidas efectivas de control de enfermedades en los últimos años.

Productividad de frutos de las selecciones de yabu-tsubaki productivos en las islas Goto

Durante el período de tres años entre 1981 y 1983, se llevaron a cabo extensos estudios para encontrar árboles yabu-tsubaki altamente productivos en todas las islas Goto. Las encuestas dieron como resultado la selección de los 50 mejores árboles y se plantaron en el Jardín Botánico de Ondake (ahora parte del Parque Forestal Goto Camellia) como un banco de genes para uso futuro (Figura 4).

Fig. 4 Selección de camelias de las más productivas para el aceite de camelia que se cultivan en el Parque Forestal Goto Camellia.

En 2012, diez árboles yabu-tsubaki de estas selecciones se utilizaron para evaluar la producción de semillas en condiciones de campo donde todos los árboles estuvieron expuestos por igual a infecciones naturales por C. camelliae.

Se confirmó la formación abundante de apotecios y la liberación frecuente de ascosporas debajo de los árboles de camelia en las parcelas experimentales (Figuras 5 y 6). Las flores se examinaron en busca de infección por tizón de las flores y se registró el número de flores de cada árbol.

Fig.5 Formación abundante de apotecios Fig.6 Una flor de yabu-tsubaki caída mostrando una flor Infección por tizón de Ciborinia camelliae y apotecia joven de Cibornia camelias en el suelo.

Cuadro 1. El porcentaje de frutos de camelia en relación con las flores de las selecciones de yabu-tsubaki de 1981-83

Árbol 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Flor no. * 258 185 94 172 78 65 127 87 106 118
Fruta no. ** 31 68 58 34 20 30 42 34 52 13
Porcentaje 12 37 62 20 26 46 33 39 49 11

* Fecha de conteo: 18 de febrero de 2013
** Fecha de conteo: 16 de agosto de 2013


Como lidiar con las plagas de las flores de camelia, azalea y rododendro

Compartir este:

Durante varios años, he estado lidiando con un problema común que afecta específicamente a las camelias llamado tizón de la flor de camelia y causado por el hongo Ciborinia camelliae.

En la primavera, cuando aparecen las flores, se desarrollan pequeñas manchas marrones de forma irregular en los pétalos. Estas manchas crecen más y, finalmente, la flor se vuelve marrón y muere. Los pétalos infectados desarrollan venas prominentes de color marrón oscuro, lo que les da una apariencia enredada. Las flores afectadas a menudo se caen prematuramente de la planta, a menudo como flores intactas. La enfermedad solo afecta a la flor, por lo que ocurre únicamente mientras la planta está en flor.

Las camelias infectadas con Ciborinia camelliae desarrollan estructuras de anidación negras oscuras, duras y de forma irregular llamadas esclerocios dentro de la base de los pétalos en descomposición. Estos sobreviven después de que la flor muere y permanecen inactivos en el suelo durante el invierno.

Los esclerocios germinan cuando la planta florece al año siguiente. Producen pequeñas estructuras reproductoras marrones en forma de copa llamadas apotecios, que a veces se pueden encontrar en la superficie del suelo debajo de una planta afectada. Estas apotecias liberan una gran cantidad de esporas, algunas de las cuales son transportadas hacia arriba en corrientes de aire hacia las flores de la planta.

Se sabe que las esporas permanecen inactivas en el suelo durante varios años y viajan en el viento hasta 12 millas. Para infectar la flor, los pétalos deben estar mojados, por lo que las infecciones son más comunes en climas templados (59 a 70 grados) y húmedos.

Las azaleas y los rododendros también son especies de plantas que son altamente susceptibles a otra plaga de flores por hongos llamada plaga de pétalos de Ovulinia. Ovulina azaleae infecta las flores de azaleas y rododendros tanto nativas como introducidas, así como el laurel de montaña, especialmente donde hay fuertes nieblas matutinas. Los hongos causan enfermedades, que resultan en la muerte prematura de las flores. Los pétalos de flores caídos y húmedos permanecen adheridos o caen sobre las hojas cercanas.

Los hongos Ovulinia infectan las flores húmedas cuando las temperaturas son suaves, de 50 a 70 grados. Al igual que el tizón de los pétalos de la camelia, este hongo infecta solo los pétalos de las flores, lo que provoca manchas de color blanco a marrón que pueden agrandarse rápidamente. Este hongo produce esclerocios, que son negros, aplanados, de forma irregular y de aproximadamente 1/8 a 2/5 de pulgada de largo.

Al igual que con las camelias, la apotecia resultante descarga a la fuerza una gran cantidad de esporas que son transportadas por el viento a las flores emergentes donde germinan. Las esporas también se propagan por insectos, especialmente abejorros. Esto hace posible que el hongo se propague entre muchas flores dentro de varios días de una infección inicial.

Utilizar prácticas sanitarias en el jardín es la mejor forma de controlar esta enfermedad:

• Retire y deseche las flores caídas, viejas e infectadas.

• No agregue pétalos u hojas de camelia, azalea o rododendro a las pilas de compostaje o mantillo, ya que es casi imposible calentar la pila de compost a 140 grados, la temperatura requerida para matar los hongos del tizón de los pétalos.

• Quite la capa superior de tierra para macetas cuando compre nuevas azaleas, camelias o rododendros y reemplácelas con tierra libre de patógenos.

• Plante en un lugar bien ventilado.

• Evite el riego por aspersión. En su lugar, utilice riego por goteo o microaspersión.

Si los métodos de cultivo no brindan un control adecuado, considere aplicar un fungicida apropiado como clorotalonil, metiltifanato o triforina un mes antes de la brotación o antes de cualquier clima lluvioso para ayudar a reducir la posibilidad de infección. Se puede justificar la reaplicación cada 10 a 14 días mientras continúan las condiciones de niebla o lluvia.

Si el tizón de los pétalos persiste, reemplace gradualmente las plantas susceptibles con plantas resistentes. Los mejores resultados se obtienen cuando se siguen buenas prácticas de saneamiento y cultura.

La mejor prevención para cualquier infestación de hongos o plagas es una planta sana. Para obtener el mejor rendimiento, plante las plantas de camelia, azalea o rododendro adecuadamente para mantener una buena salud. Separe bien las plantas y podelas para proporcionar una buena circulación de aire.

Cada año, después de que se agoten las flores, aplique una nueva capa de mantillo orgánico no contaminado entre las plantas hospedantes. Mantenga una capa de mantillo de 4 pulgadas para ayudar a suprimir las plagas de pétalos de Ovulinia y Ciboroinia camelliae en el suelo. Mantenga el mantillo a varias pulgadas de los troncos de las plantas.


Inicialmente solo manchas, la infección por tizón de la flor de camelia, Ciborinia camelliae, se extiende sobre los pétalos volviendo marrón toda la flor.

Actualmente no existe una forma eficaz de controlar el tizón de la flor de camelia. Sin embargo, algunas técnicas de cultivo y fungicidas protectores pueden ayudar a reducir la probabilidad de infección.

  • Recoge y destruye todas las flores enfermas sobre y debajo de la planta.
  • Cada primavera, retire el mantillo viejo y luego coloque una capa de 2-3 cm de corteza fresca o mantillo de paja de pino alrededor de la base de cada camelia. El mantillo interferirá con la propagación de esporas a los botones florales.
    Notas: Asegúrese de no cubrir demasiado la camelia, ya que enterrar el sistema de raíces por debajo de 4 cm de mantillo puede dañar la planta.
  • En latencia, y hasta que los cogollos muestren color, aplicar Súper azufre orgánico o PLANThealth Buxus Blight Buster.


Cómo deshacerse de insectos y hongos en camelias

Artículos relacionados

Las camelias (Camellia spp.) Son una característica importante en un jardín para todas las estaciones. La especie sasanqua florece en otoño y la japónica florece durante el invierno cuando algunas otras plantas florecen. Con un pesado follaje de hoja perenne de hoja ancha y flores de varios colores que van desde el blanco hasta los tonos de rosa y rojo, las camelias prosperan en los EE. UU. Las zonas de rusticidad de las plantas del Departamento de Agricultura 7 a 10 en suelos ácidos y bien drenados. Puede valer la pena el esfuerzo de las camelias con un espectáculo floral prolífico y duradero, pero requieren una atención especial debido al potencial de ataque de insectos y hongos.

Observa buenas prácticas culturales. Los arbustos sanos tienen menos probabilidades de desarrollar problemas de insectos y enfermedades, aunque el riego, la fertilización y el acolchado adecuados no son una garantía contra estas plagas. Fertilice ligeramente con una mezcla equilibrada, como fertilizante 8-8-8 o 10-10-10, en marzo y julio. Aplique 1 cucharada de fertilizante por pie de altura de la planta, esparciendo el fertilizante uniformemente justo fuera de la línea de goteo. Riegue lo suficiente para humedecer el suelo, pero no riegue en exceso. Se recomienda el riego semanal durante el clima cálido sin lluvia si el suelo tiende a secarse. Extienda una capa de mantillo orgánico de 2 a 3 pulgadas alrededor de la base de los arbustos, pero no toque el tronco con mantillo.

Identifica las plagas de insectos en tus camelias. Las cochinillas, pulgones, ácaros y cochinillas son insectos chupadores que extraen los jugos del envés de las hojas y los tallos jóvenes. Los escarabajos y los gorgojos mastican el follaje y los cogollos, provocando un aspecto irregular y cogollos distorsionados. Las cochinillas se identifican por pequeñas masas algodonosas en las junturas de las hojas y a lo largo de los tallos. Los pulgones son insectos de cuerpo blando con forma de pera que se alimentan en colonias, exudando una sustancia dulce llamada melaza, que a menudo desarrolla un moho de hollín negro. Las escamas son las plagas de insectos más graves de las camelias. Apareciendo como pequeñas jorobas, a menudo en colonias en la parte inferior de las hojas y los tallos, las escamas provocan el amarilleamiento de las hojas y la caída de las hojas. Los ácaros también colonizan la parte inferior de las hojas, lo que hace que las hojas tengan una apariencia polvorienta, a menudo acompañada de telarañas.

Controle las cochinillas o pulgones, que suelen desaparecer en la parte más cálida del verano, con un fuerte chorro de agua. Cuando el agua no es suficiente, se puede usar jabón insecticida o aceite de rango estrecho para controlar estas plagas, así como las escamas y los ácaros. Aplique aerosoles de aceite en primavera u otoño, ya que la aplicación durante épocas de temperaturas extremas puede dañar las plantas. Para las infestaciones especialmente difíciles de controlar de insectos chupadores o masticadores, se puede usar un aerosol insecticida, como Malathion o Sevin, o insecticida sistémico, como Cygon u Orthene. Siga las instrucciones del fabricante para todos los productos de control de insectos.

Instale uno o más sumideros para mejorar el drenaje del suelo. Los hongos pueden atacar las raíces o las flores de la camelia. El drenaje deficiente es generalmente la causa de problemas de raíces, lo que resulta en la pudrición de la raíz. Cuando las raíces son dañadas por hongos, la planta puede atrofiarse o morir. Taladre con una barrena para hacer agujeros de 1 a 4 pulgadas de diámetro justo fuera de la línea de goteo de la planta. Llene los agujeros del sumidero con gravilla o marga arenosa. El tizón de las flores produce rayas marrones y flores podridas. Retire las flores afectadas y tírelas a la basura. No haga abono. Aplique mantillo fresco alrededor de los arbustos. El clima fresco y húmedo durante el período de floración crea susceptibilidad a esta enfermedad.


Agalla de la hoja

La agalla de la hoja es otra enfermedad fúngica que aparece en primavera. El nuevo crecimiento tiene una apariencia anormal (hojas y brotes engrosados) con una decoloración que es verde, luego blanca o rosada. A medida que la enfermedad sigue su curso, las hojas se vuelven marrones y crujientes. Retire las hojas y los brotes infectados al primer signo de la enfermedad, rastrille el lecho de escombros y evite el riego por encima de la cabeza. Si la camelia contrae la enfermedad un año, prevenga la siguiente temporada rociándola con un fungicida que contenga mancozeb al brotar. Vuelva a aplicar cada una o dos semanas, de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta.


Plagas y enfermedades de la camelia

La reputación de las camelias por ser arbustos de jardín resistentes y sostenibles es bien merecida. Sin embargo, de vez en cuando, alguna condición estacional o evento de insectos puede causar preocupación en el jardín de la casa. Antes de buscar el producto químico más letal o tóxico para eliminar el problema, considere qué solución tendrá el menor impacto en usted y sus amigos beneficiosos en el jardín. La mayoría de los insecticidas causan un efecto de muerte general (no selectivo) en todos los insectos, arañas y ácaros que eliminan tanto los insectos buenos como los objetivo. Esto ahora se conoce como un efecto de vacío que desafortunadamente es recolonizado primero por los errores malos. Camellias Victoria recomienda que se empleen prácticas de 'manejo integrado de plagas' en lugar de un enfoque de "zona cero" para el control de plagas, es decir, tolerar infestaciones menores por el bien de depredadores amistosos como mariquitas, mantis religiosas, aves nativas, etc.

INSECTOS MÁS COMUNES
Pulgones

Estos insectos pequeños y fáciles de reconocer generalmente se asocian con un nuevo crecimiento. Pueden ser de color verde, negro o marrón y pueden aparecer en los botones florales durante el otoño e incluso en el invierno y en los nuevos brotes en primavera. Los pulgones son insectos chupadores cuyo daño debilita la camelia huésped y a menudo se asocian con la propagación de enfermedades más graves. Aplastarlos entre los dedos puede lograr el control de pequeñas infestaciones. Algunas personas recomiendan rociar con un chorro de agua fuerte, tenga cuidado, esto solo puede estar extendiendo el problema más allá del jardín. Para el control químico, debe solicitar un insecticida moderno de baja toxicidad y, lo más importante, selectivo, por ejemplo. 'Confidor'.

Esta plaga invade nuestros jardines en primavera y principios de verano, utilizan corrientes de viento favorables para cubrir grandes distancias y esparcirse por nuestros jardines. Control, igual que para los pulgones.


Orugas

Se encuentran dos tipos en cantidades que pueden requerir más que un paso ocasional apretando las puntas de crecimiento enrolladas. Son la col blanca y las larvas de la polilla de la manzana de color marrón claro. Para un brote importante que requiera fumigación, use un insecticida en aerosol, por ejemplo, 'Carbryl'. Se puede aplicar un spray biológico 'Dipel', que ha demostrado su eficacia en huertos y viñedos. Si bien no es 100% efectivo una vez que los microbios están activos, se logra un alto nivel de control de orugas.

Escaleras
Se puede encontrar en camelias donde el vigor de la planta no es fuerte, también en macetas grandes, sombra intensa y condiciones demasiado secas parecen promover la escala. Las escamas son pequeños insectos redondeados que se pueden encontrar en la parte inferior del follaje o en los tallos. Pueden ser de color blanco, marrón o negro y a menudo se encuentran junto con las hormigas. Las hormigas ofrecen protección a las escamas y también a los pulgones a cambio del exceso de savia que exudan y que las hormigas utilizan como alimento. El control de la escala también hará que las hormigas sigan adelante. Use "Pest Oil" o "Malascale" como se recomienda y use un spray de seguimiento para matar cualquier eclosión secundaria.

Gorgojos
El daño del gorgojo del jardín europeo se identifica fácilmente por las marcas de masticación festoneadas reveladoras alrededor del exterior de la hoja. El daño es desagradable pero generalmente se localiza en un área pequeña del jardín. Los gorgojos son nocturnos, por lo que la identificación puede ser complicada, ya que atraparlos no es fácil. El método tradicional es, con mucho, el más fácil de usar trampillas. Los gorgojos solo mueven under cubierta de oscuridad, por lo que una tabla (50 cm x 15 cm) colocada estratégicamente cerca de la planta afectada en el suelo le da a este villano un lugar para esconderse. Encontrarás a tu gorgojo esperándote por la mañana. El control químico sería un insecticida masticatorio residual, p. Ej. "Carbryl".

Ácaros de dos manchas
El ácaro de dos manchas (también conocido como araña roja) puede elegir a las camelias como hospedero durante los meses más calurosos. Esto Parece más común en situaciones de jardín donde las condiciones secas y tranquilas son constantes, particularmente a lo largo de las cercas y en las casas de sombra donde se produce el hacinamiento. El control químico del ácaro se ha vuelto casi inútil debido a la resistencia química del ácaro. Cambiar el entorno del anfitrión es beneficioso, un riego más directo del follaje y la poda de las ramas superiores para reducir la sombra también son efectivos.

Son tan pequeños y difíciles de ver sin un dispositivo de aumento que a menudo pasan desapercibidos. Tienen forma de gusano y su longitud varía de 0,1 a 0,3 mm. También tienen una reducción considerable en la estructura corporal, los dos pares de patas traseras y la mayoría de las setas corporales se han perdido y las patas delanteras se han reducido. Los síntomas que producen incluyen manchas de colores extraños en la superficie de las hojas, márgenes de las hojas que ruedan hacia adentro o hacia abajo, hojas hinchadas y distorsionadas, agallas, enrojecimiento y “escobas de bruja”. Los síntomas a menudo se confunden con los síntomas de daños por herbicidas o reguladores del crecimiento.

Control biológico: Los ácaros depredadores son comedores voraces que devorarán el desequilibrio y luego establecerán su propio equilibrio en su jardín. Notas: los ácaros depredadores son muy susceptibles a muchos aerosoles químicos, utilícelos con precaución. Los ácaros depredadores se pueden comprar por correo y buscarlos a través de Internet es una buena forma de acceder a ellos.

ENFERMEDADES FUNGALES
Moho hollín
Esta antiestética sustancia negra y pegajosa está creciendo en los productos residuales secretados por los pulgones y las escamas. La identificación y eliminación de la plaga como se discutió anteriormente corregirá esta situación, seguida de una aplicación de aceite blanco o aceite de plaga para eliminar las esporas de fumagina.

Botrytis (moho gris)
Esta es una de las enfermedades fúngicas transmitidas por el aire más comunes que afectan a las camelias. It causes premature aging of blooms and brown spots especially in the centre of flowers. To confirm the presence of botrytis turn the affected flower over and look for grey hairlike growths around the base of the flower. Botrytis may also result in pink circles on the front of the flower as in roses. Botrytis is a seasonal event commencing around late April with sasanqua flowering and continuing throughout the entire season. Cool, moist and very still conditions favour botrytis and, infrequently, these are constant enough to make this disease a big problem for home gardeners. Keeping potted plants spaced and maintaining affected bushes trimmed to allow better air circulation make it unlikely problems will occur. If chemical control is required most rose fungicides such as Triforine or Mancozeb contain agents to combat Botrytis.

Camellia Dieback and Canker: (Glomerella cingulata.)

This is one of the most serious of all camellia diseases and is caused by the fungus Glomerella cingulata. Leaves on affected branches suddenly turn yellow and wilt. Branch tips usually die. Gray blotches appear on the bark and stem, and then sunken areas (cankers) develop, eventually girdling the stem. Parts of the plant above the stem canker lose vigor, wilt and die. Damaged plants show more symptoms during hot, dry weather.

Prevention and Treatment: Keep camellias as healthy as possible. Plant in a well-drained acidic soil, avoid wounding and fertilize properly. Remove diseased twigs by pruning several inches below the cankered areas. Disinfect pruning tools between all cuts, using a solution of one part household bleach to nine parts water. There are fungicides available to treat the affected areas which can be applied during wet periods and normal leaf drop periods to protect fresh leaf scars from infection. Apply all chemicals according to directions on the label.

Leaf Gall: (Exobasidium camelliae)

This disease is more common on sasanqua varieties of camellia (Camellia sasanqua) than on Camellia japonica. It is caused by the fungus Exobasidium camelliae. Leaf galls are most often observed during the spring flush of growth. New shoots and leaves become enlarged, thickened and fleshy, and appear abnormal. The color of the affected areas turns from light green to nearly white or pink. The galls later rupture on the undersides of the leaves revealing a whitish mass of spores. The galls eventually harden and become brown. Plants are seldom severely damaged.

Prevention and Treatment: Remove and destroy young galls before the lower leaf surfaces turn white and spores are released, or the disease will be worse the next year. Rake up and remove fallen leaves. Avoid wetting the leaves when watering. Humid, moist, shady conditions favor gall formation.

ROOT ROTS
Phytopthora and Pythium
Young cuttings and seedlings are especially prone to these root rot diseases particularly when in potting mixes rather than the garden. The use of “Fongarid” as a protective drench is a worthwhile practice for all propagators to make routine, even if only a few cuttings are attempted a year. Propagation trays or pots should be washed down in household bleach at recommended rates for floor cleaning.

In larger plants root rots are more likely to occur as secondary issues taking hold only if there are pH issues or micro nutrient problems. Regular re-potting even if no increase in size is required (say every second year), fertilizing regularly especially in pots in spring and autumn with a complete fertilizer, and maintaining a soil pH at a range of 5.5—6.5 will keep healthy camellias.

Camellia Petal Blight
(Ciborinia Camelliae)
Just the mention of this disease leaves Australian camellia growers in a cold sweat! At present camellia petal blight is not in Australia, however our friends in New Zealand and the UK are the most recent additions to the list of infected countries, which includes China, Japan, USA and most of Western Europe. This fungus disease uses air currents to spread, its spore landing on camellia blooms, turning them brown and to mush in as little as a day. The devastated bloom falls to the ground where the full cycle of the fungus is completed and ready for repetition next season.

Chemical control has to date been almost useless as chemicals are only in the developmental stage or very expensive. Even cleaning up the spent blooms will only help a little as wind spread has been found to be a massive 300 kilometres a season. The greatest risk to Australia is an illegal imported plant being brought in outside our stringent quarantine services. Soil contaminated shoes are also a major threat so declare your shoes to the Quarantine officer at the airport for inspection. They are happy to assist you with this.

Camellia flower buds may drop off of the plant before opening or the tips of the young buds turn brown.

Prevention and Treatment: Bud drop can be caused by several different factors. One of the most common causes is large fluctuations in temperature or moisture. Camellias perform best planted in areas with uniform moisture that are not too wet or too dry. Freezing temperatures can cause buds to drop before opening. Hot weather during the autumn or spring may encourage shoot growth and cause the plant to drop its flower buds. Avoid planting varieties that bloom late in the spring and plant in a shadier, cooler location to help prevent this problem. Other plant stresses due to a lack of nutrients, poor soils or drainage can cause flower buds to drop. Excessive use of nitrogeneous fertilisers such as, Blood & Bone and Nitrosol can also push new foliage growth at the expense of flowers. These fertilisers are best applied just after the flowering cycle to maximise the regrowth spurt. Camellia bud mites cause buds to develop slowly and either open late or fall off before opening. Camellias that drop their buds year after year may have a varietal problem or a problem of location that can be solved by transplanting.

Camellias planted in full sun or against a north or westfacing wall often get sunscald. Leaves will develop scorched or bronzed/yellow areas on the side of the plant directly exposed to the sun. Leaf-spotting fungi may infect the damaged leaves. Sunscald is a particular problem on camellias transplanted from shaded to sunny locations.

Prevention and Treatment: Prevent sunscald by planting in a shadier location or providing more shade to their present location. Once the leaves have turned brown, they will not recover. Investigation of the sun hardiness of individual camellia classes and cultivars should also be investigated. By way of example and generally speaking, Sasanquas, Reticulatas, Hybrids and many darker flower coloured Japonicas can endure more exposure. This is also predicated upon the presumption that, they live in good soil, receive adequate water and are mulched during warmer months.

Frost is more likely to damage the flowers resulting in browning off and shrivelling. Although rainfall can also cause this affect, frost damage can be more pronouced. Lighter coloured cultivars are particularly suseptible to frost and weather damage and should be sited in a more easterly aspect and not facing towards prevailing, wet or frosty weather directions.

Drought: Severe drought conditions and all the stresses related to them such as, inadequate watering, heat stress can result in the underperformance of your camellias. This can equate to some levels of defoliation and poor flower-set or qualtity. However, established camellias have proved themselves to be extremely drought tolerant.

This disorder appears as numerous small bumps on the lower side of leaves or on stems. The “bumps” are tiny clusters of cells that divide, expand and break out of the normal leaf surface. At first, they form tiny greenish-white swellings or galls. Later, the exposed surface of the swellings becomes rustcolored with a corky texture. Oedema is a condition promoted by abundant soil water taken up by the plant in warm weather. Under these conditions roots absorb water faster than it is lost through the leaves, especially when a sudden cool weather change occurs. This excess water accumulates in the leaves and then is expelled by bursting leaf cells.

Prevention and Treatment: This problem is not caused by disease or insects. Oedema can be caused by overwatering, especially during cloudy, humid weather. Water less frequently and avoid overcrowding plants to increase air movement.

Caution
It is advised that correct protective clothing be worn while engaged in remedial spraying, e.g. full body covering clothing, gloves, glasses and face mask. As a further suggestion, if children or pets are an issue, make this the last job of the day so that they are retiring from the garden as you are applying sprays. Never exceed the manufacturer’s recommended application mix rates. Do not apply sprays in climatic temperatures over 25°C. Remember that an environmentally friendly outcome is a safe and sustainable outcome.

Andrew Raper is the owner of Rhodoglen Wholesale Nursery, at The Patch, which is located in the picturesque Dandenong Ranges finging the north of Melbourne. This nursery is at the cutting edge of camellia and other plant material propagation.


Camellia Petal Blight

Camellias are the most enjoyable plant I can think of. They bloom in the fall and winter when the rest of the garden is fast asleep. The gardens become ablaze with color and it is impossible to sit in your comfy chair inside by the fire. You feel the need to get outside and enjoy them despite the weather. So you grab a basket, head out to the garden to pick that perfect bloom only to find that there are these brown blotches all over your blooms? WHAT is this you say as you frantically search for a bloom that is fresh with no spots.

This condition is called Petal Blight. It occurs when cooler temperatures are followed by warmer, humid weather. The culprit, the fungus Ciborinia camelliae Kohn, affects only the flowers of Camellia. It starts as small spots or flecks but quickly spreads throughout the entire flower blossom. When the flowers fall to the ground and decompose, the fungus enters the soil and usually lies dormant until the next year. As the weather begins to show a slight change from cold to warm, the fungal spores are released from the ground, float up in the air and land on opening flowers where they penetrate the petals and the process begins again. Depending on the climate, it can occur as early as December and as late as March or April.

The use of topical fungicide has been largely unsuccessful due to the nature of camellias opening periodically over a period of time. Systemic fungicides that are taken up into the plant have also been unsuccessful. Picking up all of your spent flowers before they decompose is an option but an unrealistic one in most cases. Spores can travel for short distances so even if you are removing all of your blooms, if your neighbor is not, then it's not much help.

We have found that a fresh layer of mulch applied in late fall offers some help to make it more difficult for spores to get into the air. It's not a cure, but it does slow it down.

Here are some suggestions if you want to get the most out of Camellias without Petal Blight.

  • Choose fall-blooming Camellias. Petal Blight rarely occurs before the end of December.
  • Use Gibberellic Acid to apply to camellia blossoms to encourage early blooming to avoid Petal Blight. This is done per flower and not for the entire bush.
  • For enjoying blooms indoors, pick your flowers as soon after opening as you can to lessen the chance of fungal spores.
  • Rake up or remove as many blossoms as possible. Destroy blooms by burning if possible. Don't use them in the compost bin.
  • Apply a fresh layer of mulch in the fall.


Video: La Flor de la Camelia